noviembre 12, 2016

Seguimos…regresamos? por ahora no!

Y llegamos a los 4 meses, aun sigo aquí en esta ciudad tan particular, donde convergen dos mundos, el latino y el norteamericano, la mezcla del orden del país con el desorden de nuestra gente. Es esta una ciudad hermosa con un cielo inmenso, a veces me pregunto porque lo veo tan grande y asumo que es porque le faltan nuestras montañas.

La travesía no ha sido lo cómoda que quizás llegué a creer que sería, pero tampoco puedo decir que ha sido díficil, y  la razón es porque unos ángeles han estado a nuestro lado  brindádonos todo lo necesario para seguir adelante inyectándonos ganas cuando hemos querido retroceder.

Migrar a este pais y supongo que a cualquier país, requiere de una actitud positiva y dispuesta a sobreponerse a los avatares que trae consigo el cambio. Tener los papeles en regla ayuda pero no lo es todo, el idioma, los contactos, el respaldo económico son necesarios, si se quiere pasar menos roncha como decimos los venezolanos.  Lo cierto es que en mi caso pude haber tomado hace días la decisión de regresar a Venezuela, resolver algunas cosas y prepararme para un retorno con aparente menos contratiempo. Y el por que no lo hemos hecho, se preguntaran.

Nosotros obviamente nos lo hemos preguntado (carita con manito en la barbilla), y la respuesta es definitivamente porque no queremos irnos, no nos sentimos mal aunque no estamos como queremos estar y adicional es tan frustrante lo que sucede en el país que aun sin ser asilada me siento exilada. 

De todos los factores que nos llevarían a un regreso en este momento a la patria, el de mayor peso o el único es el de poder vivir en mi propia casa, porque el otro era votar en el referendo, de extrema importancia, pero quedó en el olvido, por ahora.  

Al seguir nuestros deseos de quedarnos, decidimos aceptar la mano amiga, trabajar en donde te dan la oportunidad, una tienda por ejemplo, obligarse a aprender el idioma, deshacernos de prejuicios y limitantes como el de la edad, pues la jubilación se pospuso aquí y en Venezuela también, hay que echarle pichón y mas na!. Lo verdaderamente importante es mantener las ganas, querer continuar, estar en la misma sintonía y si uno se sale de frecuencia el otro lo sintoniza. 

Nuestras vidas han cambiado 100%, han dado un giro de 360 grados pero estamos viviendo esta experiencia juntos y eso ya le da sentido. Saber que podemos lograr estar como queremos estar, el agradecimiento enorme que sentimos y nuestras ganas de retribuir a los de aquí y a los de alla, son nuestra gran motivación.

La vida no tiene libreto, los protagonistas decidimos que decir, hacer, sentir, cualquiera que sea tu escenario procura que te de tranquilidad y te haga feliz, entonces sabrás que ese es el camino. Nada está escrito, tu decides o redecides después!











No hay comentarios:

Publicar un comentario